Por la calidad de vida de las personas con discapacidad en situación de vulnerabilidad social

Acompañamiento Terapéutico

El acompañamiento terapéutico es un espacio de encuentro entre una persona con trastornos mentales y un auxiliar de salud -el AT- en el que se abre un camino de posibilidades a transitar.

El AT interviene con el apoyo y asesoramiento de un equipo profesional y los inscribe en el actuar interdisciplinario. Permite efectivizar un tramo del proceso terapéutico de una persona –y su familia– por medio de una actividad personalizada y frecuente. Aborda desde trastornos psíquicos pasajeros, hasta procesos cognitivos y psiquiátricos severos y prolongados.

El acompañamiento terapéutico favorece el mantenimiento de tratamientos y actividades; evita procesos de institucionalización prolongados; sostiene la externación; estimula el desarrollo personal y la independencia personal; permite fortalecer vínculos.

En ese sentido, el AT habilita un camino y ayuda a transitarlo. Comienza por reconocer y comprender la realidad del otro, con sus limitaciones y dificultades, para actuar desde allí. Permite ir generando un sólido vínculo que abra a un futuro personal y habilite nuevos vínculos o recupere y vivifique los ya existentes.