Por la calidad de vida de las personas con discapacidad en situación de vulnerabilidad social

Se probaron dispositivos de apoyo para la vida independiente en el Centro de Día

Solar de Integración y el equipo de Innovar para Incluir desarrollaron una aplicación con tres dispositivos que sirven como ayuda diaria para que las personas con discapacidad intelectual o mental puedan vivir de manera independiente en el hogar. 

El proyecto nació en el marco del programa VIVA-Vida Independiente en Viviendas con Apoyo.“Nos juntamos inicialmente para ver cuáles eran los diferentes apoyos que podría haber en un hogar, y se eligieron finalmente el dispenser automático de medicamentos, el localizador de objetos y el despertador con salida de voz”, comentó Nahuel González, director del equipo de Innovar para Incluir. 

Los tres dispositivos cumplen la función de productos de apoyo. Su desarrollo fue subsidiado por el Programa Procodas, dependiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación. Antes de su presentación, fueron probados en el Centro de Día para la Vida Independiente de Solar de Integración.

Innovar para ayudar

La aplicación se establece por Android, en celulares o tablets y se comunica con tres dispositivos: el dispensador automático de remedios, el localizador de objetos y el despertador con salida de voz. Cada uno tiene un fin diferente, para facilitar las actividades diarias de las personas que lo utilicen.

El dispenser puede incluir hasta 5 medicamentos diferentes, y aceptar hasta 10 pastillas de cada uno de ellos. Cuenta con un gabinete que emite la pastilla y registra si el recipiente que las recibe fue retirado o no.

Otro de los dispositivos es el localizador de objetos. Funciona presionando un  botón y haciendo sonar el objeto al que se encuentra asociado. Así, mediante el sonido, se puede encontrar un objeto perdido. 

El tercer producto es el despertador con salida de voz. “La alarma suena a la hora que se le configura, durante 10 veces. Si en esas 10 veces la persona no se despierta, se espera cinco minutos más, y vuelve a sonar 10 veces más. Tanto la alarma como el reloj se configura desde la aplicación”, aseguró Nahuel González

Desarrollos para un fin en común

Los ingenieros de Innovar para Incluir reconocieron que no fue sencillo el desarrollo del hardware. Además, con la pandemia se tornó complejo. Debieron trabajar a distancia y encontrar recursos para comprar los insumos e intercambiar las partes que iban desarrollando cada uno en su casa.

«La etapa final fue de integración y pruebas, porque cada uno había hecho distintas cosas», aclararon los desarrolladores. «Jorge hizo la parte de diseño, Nico imprimía algunas cosas y realizaba las modificaciones, y lo mismo Augusto en términos de la comunicación entre la aplicación y el hardware», comentaron. 

La instancia de prueba fue todo un desafío. Como las instituciones estaban cerradas no era posible juntarse con el grupo de usuarias y usuarios. “Abrimos las puertas del Centro de Día en julio, con mucho cuidado y protocolo», dijo Mariel Postolow, presidenta de Solar de Integración. Hasta que no tuvimos la seguridad de que todo el grupo tenía dos dosis de vacunas no quisimos hacer el testeo.”

El proyecto logró finalizar con éxito y cumpliendo con los objetivos propuestos.

Involucrándose con el otro

Transformar la realidad del otro es un aporte solidario que se repite cotidianamente en el mundo. “Yo empecé a trabajar con Nahuel en el grupo de investigación, donde él trabaja con estas tecnologías. Comencé a conocer sobre la tecnología y cómo podía usarla para ayudar a las personas. Y no simplemente por un fin económico, sino dándole un sentido humanitario para facilitar un poco la vida”, aclaró Nicolás, uno de los ingenieros que participó del desarrollo de los dispositivos. 

Los ingenieros mencionaron que estaban muy interesados en involucrarse con el otro, de participar y generar soluciones con sus conocimientos adquiridos en la universidad. Esta propuesta tuvo tres pilares importantes en el proyecto: la Fundación Integral del Solar, los desarrolladores y  el Estado como financiador. Ahora se involucra la sociedad toda.

«Las personas que quisieran armar por su cuenta, los dispositivos se encuentran disponibles en la página de Innovar para Incluir. O también, se pueden contactar con la Fundación Integración del Solar para una guía del armado de los mismos», finalizó Nahuel, con respecto al interés para replicar los dispositivos.